¿Qué es una manta eléctrica?

Una manta eléctrica es un producto textil, que incorpora una resistencia eléctrica integrada para generar calor. Es un pequeño sistema de calefacciónque puedes ajustar a tu gusto mediante un termostato.

Ese concepto se presenta en distintos formatos:

  • Almohadillas eléctricas: ya sean para tus cervicales, o para tu espalda, hay muchos modelos que pueden servirte en tu día a día, incluso para aliviar el dolor.
  • Calientacamas: idealmente, actúan debajo de una sábana bajera, aunque también pueden ir por encima.
  • Calientapies: van fenomenal si te gusta ir sin zapatos por casa, puedes colocar uno en tu estancia favorita o bajo la mesa del escritorio… El que yo compré lo usa mi hijo.

¿Qué temperatura alcanza una manta eléctrica?

La temperatura que puede alcanzar una manta, almohadilla o calientacamas puede variar dependiendo de la potencia de la misma. Hay mantas eléctricas con 50-180W de potencia; almohadillas de 30-100W y calientapies de 40-100W también.

Te cuento mis inicios y el origen de este blog aquí.

Para mi madre

Mi madre, está un poco delicada ya… tiene 78 años! Y como es normal y comprensible sufre de pequeñas molestias lumbares y dolor en las rodillas los dias que camina mucho o hace ejercicio.

Se quejaba de ello así que le compré una almohadilla eléctrica para que se la pusiera en la espalda mientras mira la tele, o para que se la colocara alrededor de la rodilla mientras está sentada leyendo una de sus revistas de Saber Vivir!

Para mi hijo

Mi hijo está en plena infancia! Se pasa el dia jugando después de clase. Le gusta mucho jugar a Legos y Playmobils, y pues se pasa la tarde jugando en el suelo. Por desgracia, su cuarto de juegos es la habitación más fría de la casa

Pensé en comprarle una alfombra eléctrica calefactable, para que no pasara tanto frío y no tuviera que ir con tanta ropa para jugar ¡y debo decir que ahora lo ves disfrutar con total comodidad!

¿Cómo funciona una manta eléctrica?

Una manta eléctrica, así como una almohadilla eléctrica o un calientacamas tienen la misma base de funcionamiento. No obstante, varían un poco los elementos que la forman.

Tanto la manta, la almohadilla o el calientacamas, se trata de un producto téxtil que se componen de tres capas y en algunos casos de dos:

  • La primera capa se compone del producto textil en sí, una manta normal y corriente.
  • La segunda capa se compone de un material plástico altamente flexible, destinado básicamente a la protección de la resistencia (esta segunda capa, talvez no esté en algún modelo en concreto).
  • La última capa es la resistencia en sí, el componente que reaccionará al paso de la electricidad haciendo calor. Éste componente tiene una forma de zigzag durante la superficie de la manta, la almohadilla o el calientacamas.

La última capa también cuenta con una protección aislante plástica o similar, para evitar cualquier deterioro de ésta y así proteger como es debido la resistencia, que también es altamente flexible.

No obstante, el ‘hilo’ de la resistencia también tiene sus capas de protección hasta que hallamos el cobre o el material con el que está hecho la resistencia.

Además, no debemos olvidar el termostato que incluye el producto para regular su temperatura y funcionamiento. Éste se encuentra normalmente en el mismo cable que enchufaremos en nuestra toma de corriente. El termostato o mando, incluye funciones de apagado y control de calor. Algunos modelos incluyen función de temporizador.

Mira este vídeo:

¿Son seguras?

Sí. Pero como cualquier producto, debes tener ciertas precauciones. Dado al uso potencial que le vas a dar; estas precauciones son de vital importancia para seguir afirmando que una manta eléctrica es segura.

Por ejemplo, si la vas a usar para calentar la cama antes de acostarte, incluso durante un rato antes de irte a dormir que ya estás en la cama, pero estas leyendo o navegando por internet con tu iPad, vas a disfrutar de tu manta eléctrica. Pero no debes olvidar de apagarla o desconectarla de la corriente, porque no es recomendable que la manta permanezca encendida durante toda la noche.

En ese caso, si te quedaras dormido o dormida, la mayoría de mantas eléctricas incorporan un sistema de apagado automático tras un tiempo establecido, que suele ser de un par de horas. Así como un sistema para evitar cualquier sobrecalentamiento.

En las mantas eléctricas que te recomiendo incorporan todas ellas dicho sistema de seguridad de apagado automático y sobrecalentamiento.

Otro peligro potencial es su uso por personas que no puedan sentir dolor o no puedan reaccionar a él, como bebés, niños pequeños, ancianos o diabéticos. Se debe estar alerta ante estos casos, más que nada para no provocar lesiones en la piel como quemaduras.

No obstante, las mantas eléctricas o almohadillas calefactables trabajan en un abanico de temperaturas confortables, pues su uso está pensado para dar comodidad y calor a la persona que la usa.

Y, para finalizar, la última preocupación que debes tener ante el uso de una manta eléctrica o almohadilla eléctrica, es el riesgo de incendio. Al tratarse de un producto textil que incorpora una resistencia eléctrica, éste no debe presentar signos de desgaste ante su uso, para evitar cualquier riesgo de incendio. Se recomienda ir con cuidado al arrugarlas o doblarlas, así como prevenir cualquier rasguño que pueda sufrir la manta o la almohadilla eléctrica.

Además, también se recomienda renovar tus mantas eléctricas o almohadillas cada cierto tiempo de uso continuo, cada 5 o 6 años, pues al tratarse de un producto textil no es inmune al desgaste físico y es este desgaste el que puede suponer un peligro para ti.

¿Cómo se lava una manta eléctrica?

Algunos modelos, se componen de una funda que cubre la resistencia de la manta o almohadilla eléctrica. En esos casos el lavado es claro: retiras la funda de la parte eléctrica del producto, ya sea una manta, un calientacamas o una almohadilla; y lavas la funda como harías con cualquier prenda textil.

En el caso que la manta o almohadilla no tenga funda para su correcto lavado, se debe consultar el manual de usuario que proporciona el fabricante.

Algunos modelos permiten desacoplar la toma de corriente y el mando de control, para facilitar su lavado, normalmente a mano o con lavadora, pero esto varía según fabricante y modelo por lo tanto es importante consultar las instrucciones de uso de cada modelo y la sección referente al lavado del producto.

Y no olvides que lo más importante, a parte del lavado en sí, es el secado. Extiende bien la prenda y asegúrate de que esté bien seca y no queden restos de humedad antes de volver a usarla.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies